opinión

Época de parálisis democrática

Actúa María Garzón Blog

A escasas horas de la votación no paro de escuchar, desde anoche, como PSOE y UNIDAS PODEMOS se echan los trastos a la cabeza, se filtran las condiciones de unos y otros, ¡y aún nos quedan 6 horas! En estos momentos en los que poco a poco se pierde cualquier esperanza de que los mandatarios de ambos partidos tuvieran debajo de la manga una altura de miras hasta ahora desconocida por el común de los mortales, empiezo a ver las cosas con aún mayor claridad y no puedo sino hacerme a mi misma algunas preguntas que lanzo a modo de reflexión.

 

Tal vez sea una utopía pensar que los políticos de izquierdas, hoy por hoy, en nuestro país, se crean esto de que la izquierda puede ser plural, pero debe ser aliada. Seguramente sea algo desfasado, más propio de otras épocas históricas. Y no nos vale si quiera pensar que necesitemos un gobierno de derechas para que se pongan las pilas. Ya tuvimos un horrible mandato de Mariano Rajoy por culpa de su incapacidad y ahora ya tenemos a las derechas gobernando en ayuntamientos y comunidades. El que viene el lobo no ha servido para mucho. El lobo está y tampoco así han llegado la ansiada política. ¡Pobres idealistas estamos hechos!

 

Si dejo a un lado la parte emocional, y desarrollo mi pensamiento más racional, todo cobra mayor sentido. Para cualquier negociación, para cualquier colaboración, es imprescindible la confianza. La confianza mutua en el socio, el aliado. No sólo estamos viendo que esta confianza no existe entre los líderes de los dos partidos que se encuentran a las puertas de darnos una investidura fallida, sino que, además, durante los últimos años sólo se ha trabajado para minarla por unos y por otros. Unos, el PSOE, que vio amenazada su posición de poder en la España bipartidista, y otros, UNIDAS PODEMOS, cuya fundación se sustentaba precisamente en acabar con la casta encarnada en el PSOE. Confianza nula desde el minuto 1. Pero, además, la espiral electoral en la que esta desconfianza nos ha sumido sólo ha acrecentado más esta desconfianza. Porque las campañas electorales en este país sólo se realizan en clave de cuántos votos necesito, quién los tiene ahora y cómo se los puedo quitar. Resultado, ataques y más ataque que para cultivar una relación de confianza no es que sea lo más adecuado.

 

Escuchamos como desde anoche, tanto PSOE como UNIDAS PODEMOS está más centrados en construir el relato de lo sucedido que en arreglar nada. Pues bien, me atrevería a decir que de poco va a servir. Porque lo cierto es que, hagan lo que hagan, deben contar con lo emocional de la gente de este país, y lo emocional nos lleva a pensar que “no sirven para nada, sólo quieren sillones y no arreglar los problemas de la gente” Pero no sólo, si pensamos en lo racional, en los datos, estoy convencida de que en los libros de historia, el relato que quedará será que en España hubo al menos 3 elecciones generales en 5 años, veremos si 4, y que los líderes de PSOE y UNIDAS PODEMOS de este periodo hicieron de todo menos política. Parece que ya estoy viendo el tema que mis nietos estudiarán en su clase de Historia de España, “Primeros años del Siglo XXI: Época de Parálisis Democrática”

 

Nota: Me ha costado sobre manera poner eso de “UNIDAS” PODEMOS, porque francamente, en toda esta vaina, muchas mujeres, no hay. Pero todo sea por ajustarme a la realidad. 

 

Related posts

Reacciona y Actúa: Lo que Allende nos dejó

Maria Garzon

Fumarse un porro legal

Maria Garzon

Reacciona y Actúa: El día que me memoricé

Maria Garzon

Leave a Comment